Incremento CFE la tarifa de manera desproporcionada: De 180 pesos, tendrá que pagar más de 1,600

Pide a Profeco ayuda para evitar corte y que chequen su consumo

Zona Conurbada / Lidia Bonilla / Agosto 14, 2019

ALTAMIRA, URBE INDUSTRIAL.- Doña José, como la conocen sus vecinas y amistades que viven en la calle Veracruz de la colonia Emilio Portes Gil del municipio de Altamira, quedó pasmada con el cobro de la Comisión Federal de Electricidad,  que recién le llegó, ya que reclama el pago de un mil 623 pesos; cobro que está muy por encima de su presupuesto, ya que bimestralmente paga entre 150 y 300 pesos. El refri, una licuadora, un abanico,   cuatro focos que poco se prenden, la conexión de internet del izzi  y una Tv viejita son las que están conectadas al servicio de luz.

"Durante los últimos años, el consumo es el mismo, a veces un poco más, otras menos, pero nunca pasa de 300 pesos; nosotros cuidamos mucho que no se desperdicie la luz, si estamos en un cuarto y hay necesidad de prender un foco, se prende, sino, permanece apagado. Igual hacemos con los aparatos que no usamos, están desconectados hasta el momento de su uso".  El microhondas tiene años, como 9, que   ni se usa porque no lo sabe usar, dice, doña Josefina Delgado Rojas, de 78 años de edad,  quien hoy muestra los recibos de lo que le han cobrado en el último año, y que efectivamente, no pasan de 300 pesos.

Explica "El abanico, se prende ya por la tardecita si nos ponemos a ver la tele, pero eso casi no pasa, porque prefiero regar mis plantas o leer".

Mi hija puso un aire acondicionado, que se carga al consumo de otro recibo,  y que paga ella; pero el del consumo de la casa lo pago yo.  El clima lo prendo a las ocho de la noche y apago a las cinco de la mañana que me paro a caminar y a barrer la calle. Nosotros no dejamos focos prendidos por la noche tampoco.

Considera como un cobro excesivo y abusivo por parte de la Comisión Federal de Electricidad que va a tener que pedirle a su hija que vaya a la Profeco para que la ayuden a aclarar lo del cobro, porque ella no puede pagar esa suma tan exagerada para su presupuesto.

-No entiendo, reitera, porque me suben tanto la luz, la usamos poco, inclusive, hasta lavo a mano mi ropa ahí en el lavadero. Solo cada mes la ropa de cama y cortinas se echan a la lavadora, pero se secan con el sol, las exprimimos a mano.

Doña José no quiere quedarse sin luz, porque aunque no la usa mucho, si la requiere para lo indispensable y teme que se la corten si no la paga oportunamente la desproporcionada cantidad que hoy le están cobrando.

Busca sin encontrar, cual sea el motivo que justifique el alza en el consumo de energía. Por lo que hace un llamado a las autoridades de la Profeco para que pongan un alto a este abuso por parte de la CFE.